6 Exfoliantes Naturales Excelentes para Aclarar la Piel

6 Exfoliantes Naturales para la Piel

La piel es el órgano más extenso del cuerpo humano, ocupa un promedio de 2 mts2 de su superficie, su función principal es actuar como escudo protector del organismo de los agentes agresores del medio ambiente, por lo que permanece expuesto la mayor parte del tiempo a múltiples agentes de distinta índole, que pueden causarle lesiones, entre ellas, manchas y oscurecimiento. Las manchas pueden ser obscuras o claras, dependiendo de su origen y de la cantidad de melanocitos que influye en la pigmentación. Si Las manchas son pálidas es señal de pocos melanocitos, por el contrario si el área esta hiperpigmentada hay exceso de esta substancia.

Además de proteger nuestro organismo, la piel cumple una importante función estética, es una suerte de carta de presentación, razón por la que es importante mantener hábitos que contribuyan a mantenerla limpia y saludable.

Una correcta rutina de limpieza comienza con un exfoliado profundo que funciona no sólo para limpiar, si no para darle a la piel una tez uniforme y clara que le devuelva vitalidad, que se va perdiendo a consecuencia de exposiciones al sol, uso de productos cosméticos contienen alcohol, uso de algunos fármacos como los anticonceptivos, deficiencia de vitaminas A, E y B, deficiencia de hierro, calcio maquillaje, cremas, productos con mercurio, y muchas otras prácticas que la lesionan. Afortunadamente existen al menos 6 excelentes ingredientes naturales exfoliantes que nos ayudan de forma rápida, practica y económica a aclarar nuestra piel y a mantenerla joven.

La naturaleza nos ofrece una gran variedad de ingredientes con propiedades que nos permite aclarar nuestra piel, que usados, bien de forma individual o combinados entre sí, ofrece en poco tiempo los tan ansiados resultados, entre los más eficaces encontramos os siguientes 6:

1. Bicarbonato de sodio
2. Miel
3. Limón
4. Clara de huevo
5. Caléndula
6. Leche

La combinación de estos ingredientes en la preparación de cremas o mascarillas exfoliantes y su uso frecuente -al menos una vez a la semana- garantiza la obtención de una piel clara, uniforme, saludable y con textura de porcelana.

 

Recetas Exfoliantes para Tu Piel

Mascarilla de Bicarbonato de sodio

Mezclar (para una superficie pequeña) una cucharada de bicarbonato de sodio y una cucharada de agua, hasta obtener una pasta homogénea, aplicar con movimientos circulares ascendentes desde el mentón hasta la frente, dejar actuar de 3 a 5 minutos y enjuagar con abundante agua fresca. Posteriormente distribuir una cucharada de miel en toda la zona, dejarla por 15 minutos y enjuagar con agua clara.

Crema de limón con huevo

Para una superficie mediana utilizar 3 claras de huevo, batir las claras, agregar el jugo de 2 o 3 limones, seguir batiendo hasta obtener una contextura cremosa. Extender en la superficie a tratar y dejarla actuar durante al menos 30 minutos, retirar con agua generosamente a temperatura ambiente.

Crema de Caléndula

La caléndula es una flor similar a la manzanilla, que no requiere mayor preparación para revelar sus propiedades regenerativas y des inflamatorias, basta hacer una infusión y aplicar en la zona a tratar con frecuencia o adquirir una crema en una tienda naturista y colocar 2 o 3 veces por semana.

Lavado de Leche

Verter leche en un envase hondo, humedecer una toalla y frotar el rostro suavemente, esto eliminará células muertas y creará un efecto iluminador en el rostro.

Jugo de patatas

Rallar una patatas y agregarle una cucharada de miel, mezclar y aplicar sobre la zona afectada, deja actuar mínimo 20 minutos y aclarar con agua abundante.

Adicional a la aplicación de las mascarillas exfoliantes que señalamos anteriormente, para lograr una piel lozana, de coloración uniforme y saludable es indispensable mejorar y mantener algunos hábitos, en tal sentido la hidratación juega un papel fundamental, es preciso beber al menos 8 vasos de agua diariamente, y completar con cremas hidratantes. Asimismo, se debe limpiar la piel por lo menos una vez al día, dormir mínimo 8 horas, comer de manera balanceada con abundante frutas, verduras y vegetales, evitar el uso de productos que contengan alcohol y/o mercurio, evitar las exposiciones prolongadas al sol -aun usando protección solar-, evitar el consumo de cigarrillos y bebidas alcohólicas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *