6 Remedios Caseros Contra el Acné Severo

6 Remedios Contra el Acné

El acné es una enfermedad dérmica que se caracteriza por la aparición de lesiones en forma de granos o espinillas en la piel a consecuencia de una foliculitis. Además de ser una enfermedad puede implicar complicaciones sociales y psicológicas ya que compromete los estándares de presencia física y belleza exigidos por la sociedad.

El acné se manifiesta generalmente en la adolescencia, su causa principal es la obstrucción de los poros de la piel, lo cual se deriva de la segregación de sebo en exceso, los cambios hormonales de la pubertad, el embarazo, la menstruación, el estrés o el consumo de pastillas anticonceptivas, la utilización de algunos cosméticos, consumo de medicamentos con esteroides, estrógenos, testosterona o fenitoína y la sudoración excesiva. Se hace visible principalmente en la frente, mejillas, mentón, espalda, hombros y región preesternal, las llamadas zonas seborreicas del cuerpo.

No se conoce una forma eficaz para prevenir el acné, sólo algunas formas de reducir sus efectos y la gravedad de las lesiones, como mantener una higiene adecuada, para limpiar el exceso de grasa de la superficie y las células muertas que bloquean los poros, evitar el roce del cabello con la cara, reducir el consumo de carne de cerdo, mariscos, alcohol, frutos secos, quesos fuertes y el chocolate, usar cosméticos libres de aceites, no extirpar los granos, evitar el estrés y no tratar las cicatrices mientras existan las lesiones.

Hay varios tipos de acné conforme a las lesiones y su gravedad, por lo que se clasifica en varios grados: leve, moderado, severo y muy severo, lo mejor es visitar a un dermatólogo para obtener un diagnóstico certero sobre el tipo de acné que se padece y su gravedad.

Para el acné severo los médicos se recomiendan un tratamiento sistémico a base de antibióticos, no obstante existen tratamientos caseros de efectividad comprobada, que compartimos en las siguientes líneas:

 

Remedios Caseros

Mascarilla de Lechosa

Previo lavado del rostro, triturar la pulpa de la fruta, aplicar sobre la piel afectada, colocar entre 15 a 20 minutos, enjuagar con agua.

Agua de rosas y limón

Mezclar a cantidades iguales jugo de limón con agua de rosas, aplicar sobre la piel, dejarlo al menos una hora, enjuagar con agua.

Té verde

Hervir 2 bolsas de té verde, dejar enfriar el líquido y aplicar sobre la cara.

Mascarilla de miel y canela

Mezclar dos cucharadas de miel y 1 de canela hasta formar una pasta homogénea, aplicar y dejar de 10 a15 minutos, remover.

Conchas de naranja

Colocar las conchas de naranja al sol y dejar que se sequen por completo, triturarlas con un poco de agua hasta formar una pasta, una vez obtenida la consistencia requerida aplicarla sobre la cara o zona lesionada, permanecer con la aplicación mínimo 25 minutos y enjuagar con agua fresca. Puede aplicarse después una hidratante. Este tratamiento es efectivo en general con las frutas ricas en vitamina C.

También es recomendable el uso diario de jabón para piel grasa con PH equilibrado y el consumo de lechosa y frutas con alto contenido de vitamina C o en su defecto un complemento de esta vitamina.

El lavado en exceso puede irritar la piel y hacer empeorar el acné. Si la piel se reseca usa como mecanismo de defensa mayor producción de sebo, lo que se traduce en acné más severo aun. La limpieza debe ser sencilla sólo para eliminar el exceso de grasa y células muertas, tampoco se recomienda restregar la superficie de piel tratada con toallas ásperas, eso sólo contribuye a la irritación de la piel, es suficiente seca suavemente con telas de algodón.

Es importante considerar que quienes padecen esta enfermedad requieren paciencia, su curación es lenta, y ningún tratamiento es de efecto inmediato, por lo que se sugiere combinar los tratamientos de curación con acciones preventivas para obtener mejores resultados.

De manera que se precisa implementar un correcto hábito de higiene facial más el uso de un tratamiento natural, que debe ser aplicado de forma regular y constante durante un tiempo no inferior a 3 meses para advertir sus beneficios. Luego de haber concluido la fase de tratamiento es recomendable asistir a una consulta médica para tratar las cicatrices, en caso de que las hubiera.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *